Fundación de Otxandio

Fundación

Otxandio recibió su carta puebla entre los años 1236 y 1254, siendo confirmados sus fueros y usos por D. Diego López de Haro el año 1304 en Marañón. De esta forma entraba a formar parte del proceso de formación de villas. Su fundación obedece a un objetivo claro, establecer un núcleo que garantizara el tráfico entre la Meseta y el litoral cantábrico. En la época medieval el camino real Otxandio-Durango-Bilbao-Bermeo se convierte en una de las más importantes vías de comunicación.

Con una elemental división del trabajo nacen nuevos grupos sociales (artesanos, arrieros, comerciantes), a la vez que importantes casas nobiliarias se instalan para acrecentar sus rentas. El surgimiento de estas nuevas formas económicas en los siglos XIV y XV provocó también luchas por el control económico entre nobles rivales. A la vez que se enfrentaba la sociedad urbana y la nobleza rural.

Junto a estos conflictos surge otro por la disputa de una parte del territorio situado entre los términos jurisdiccionales de Aramaio y Otxandio, terrenos conocidos como “El Limitado”. Ambos Ayuntamientos se reclamaban propietarios de dichos terrenos. Con fecha 2 de Junio de 1457 se otorgó una escritura de concordia entre Dña. Elvira de Leiva, madre legítima de D: Juan Alfonso de Múgica, señor de Aramayona y el Concejo de la Villa de Ochandiano, cuya finalidad era evitar pleitos y litigios que venían produciéndose entre las partes. En dicha escritura se reconocía al Concejo de Ochandiano el uso, disfrute y aprovechamiento de dicho territorio por siempre jamás, y ello, sin canon, censo ni pensión alguna a favor del Sr. De Aramayona. Aramayona no intervino en el otorgamiento de la escritura de concordia que la firmaron el Sr. Conde y el Concejo de Ochandiano.

Siglos XVI-XX