Los ferrones

Los ferrones

Bizkaia y el hierro

La explotación del mineral de hierro en Bizkaia ha sido conocida desde muy temprano en la historia. Plinio, el naturalista romano, ya hablaba de un monte de hierro en las costas del Cantábrico, que algunos historiadores lo han asociado con los montes de Triano.

Y es que en Bizkaia se daban condiciones excelentes para la explotación de dicho mineral por su abundancia y buena calidad, pero también por los numerosos bosques de frondosas, hayas y robles, con los que se elaboraba el carbón vegetal empleado para fundir el hierro, y las abundantes corrientes de agua que accionaban los fuelles y martinetes.

Inicialmente las ferrerías se situaron en zonas de montaña por la proximidad de los bosques, pero a partir del siglo XV con la aplicación de la fuerza hidráulica pasaron a situarse cerca de los ríos.

Los productos de las ferrerías vizcaínas fueron conocidos en toda Europa por su gran calidad, tanto es así que en una de las afamadas obras de William Shakespeare, “Hamlet”, se nombran los bilbaos (bilboes), que eran unos grilletes especiales utilizados contra los marineros amotinados.

Esta época de esplendor se desvaneció a finales del siglo XVIII, cuando la siderurgia tradicional entró en una crisis de la cual solo pudo salir mediante la renovación tecnológica.

En el  siglo XIX Bizkaia experimentó una importante transformación económica, social, cultural y política de la mano del hierro de sus montes.

Otxandio y el hierro