Siglos XVI-XX

Fundación

Los conflictos continuaron en el siglo XVI por el aprovechamiento de los pastos. La villa consiguió durante los siglos XVI y XVII mancomunidad de pastos con el Valle de Aramayona, Dima, Zeanuri y Villarreal de Alava. Zanjado el tema de los pastos surgió un nuevo conflicto por el control de los recursos madereros que se concentraban en el polémico Limitado. Mediante sentencia emitida el 16 de Enero de 1663 se le reconoció a Otxandio el aprovechamiento de El Limitado, y se le concedía autoridad jurisdiccional del control de estas tierras. Quedaba así garantizada la disponibilidad de unos recursos que permitieron el desarrollo económico de la villa en general y en concreto de su actividad económica dominante, la manufactura del hierro.

En el siglo XVIII la manufactura vivió tiempos de prosperidad, lo que provocó un mayor consumo energético que se tradujo en una explotación intensiva del bosque. A finales del siglo son apreciables las consecuencias de este proceso de deforestación.

En el siglo XIX los recursos se iban agotando al tiempo que entraba en crisis la economía tradicional, agravándose aún más por las dificultades de la hacienda municipal, originadas por la Guerra de Independencia.

El municipio no fue capaz de adaptarse a la nueva realidad industrial impulsando una reconversión productiva y tecnológica de las fraguas, y como consecuencia no pudo superarse la profunda crisis de la época. Agobiados por la situación una parte importante de la población se vio empujada a emigrar hacia las poblaciones donde surgía la industria capitalista.

El declive de la manufactura tradicional determinó una reactivación agraria. Pero en una época de industrialización, la vuelta al campo no podía significar la recuperación del municipio. Esta sólo podía llegar mediante la adaptación a los nuevos tiempos.

En la segunda mitad del siglo XIX comenzó la era del ferrocarril. La Corporación expuso la necesidad de mejorar la comunicación con Vitoria, mercado obligado de su producción industrial. Pero el plan de 1860 no prosperó, y con ello se perdió la gran oportunidad de obtener una rápida y barata comunicación con Vitoria, lo que vino a dificultar aún más la recuperación industrial.

Durante los años veinte del siglo pasado se constata una recuperación, que se reflejada en un crecimiento demográfico entre 1920 y 1930. Se asiste a un tímido relanzamiento de la industria local. Pero es a partir de los años setenta cuando se puede hablar de una auténtica recuperación en la villa. La reactivación industrial favorece la creación de nuevas empresas en la zona de Otxandio, frenando la decadencia iniciada en la segunda mitad del siglo XIX. Ello va acompañado de un lento pero continuo crecimiento demográfico hasta nuestros días.

En la actualidad Otxandio es un núcleo industrial con instalaciones que se dedican a la fabricación de bienes de equipo, aparatos de elevación y transformados metálicos.